Bombillas Led. EFE/Eduard Serra/ARCHIVO

Reducir emisiones, la importancia de una iluminación eficiente

Life Watercool - 2 septiembre, 2022

Ana Tuñas Matilla.- La iluminación supone el 13 % del consumo energético y la renovación de todas los puntos de luz por LED inteligentes permitiría reducir la factura por este concepto un 80 % y, sólo en el caso de los edificios, evitar la emisión de 7 millones de toneladas de CO2, lo que absorben 315 millones de árboles.

«Estamos en continua evolución hacia la eficiencia energética». Desde su creación, hace poco más de cien años, el sector ha tenido en cuenta la necesidad de bajar el consumo, lo que ha llevado de la bombilla incandescente a la fluorescencia, las lámparas compactas, los halógenos y ahora al LED, ha explicado a EFE el director general de la asociación de fabricantes Anfalum, Alfredo Berges.

En la Unión Europea está prohibido fabricar bombillas incandescentes desde el 1 de septiembre de 2012, hace justo ahora una década, una prohibición que en 2018 se extendió a los halógenos, todo ello para impulsar el uso de la tecnología LED para avanzar en el ahorro energético y la reducción de emisiones.

Ahorro energético

La lámpara incandescente, que aún se vende, consume un 85 % más que los LED y el sector llegó a un acuerdo con Bruselas para su eliminación progresiva porque quitarlas «radicalmente» habría sido un «desastre».

Otro motivo por el que se decidió apostar por el LED es que es «nativo digital», puede recibir o enviar datos, lo que permite un alumbrado conectado con el entorno y regulable a distancia, reduciendo aún más los consumos.

Actualmente, la iluminación supone aproximadamente el 13 % del consumo energético, mientras que antes del viraje hacia productos eficientes suponía el 19 %, ha apuntado Berges, quien ha subrayado que en 2030 podría ser de sólo el 8 % si todos los puntos de luz fueran LED «inteligentes».

Sólo el uso de luminarias LED permite ahorros en ciudades y edificios de hasta el 50 %, un porcentaje que se eleva hasta el 80 % si se acompañan de mecanismo de control y gestión del alumbrado.

Las viviendas concentran el 39 % del consumo energético por iluminación, mientras que en el sector terciario (locales/fábricas) supone el 50 % y el exterior (ciudades y carreteras) el 11 %.

Sólo en edificios (residenciales y terciarios), hay 300 millones de puntos de luz cuya factura se eleva a 4.700 millones de euros al año (a un precio de 0,15 euros por kilovatio hora, la media de los últimos años).

«Si se hiciera una renovación masiva hacia la tecnología LED con sistemas de control, el ahorro sería de 3.585 millones al año, el equivalente al 0,33 % del PIB», ha afirmado Berges, que ha señalado que a precios actuales, en los que el mercado eléctrico está en máximos históricos, el ahorro sería mucho mayor y el periodo de amortización menor.

Reducción de emisiones

Así, a un precio de 0,36 euros el kilovatio, la factura por la iluminación interior sería de 11.000 millones y el ahorro de 8.600 millones (el 0,67 % del PIB).

En el terreno medioambiental, esta renovación lumínica permitiría reducir las emisiones de CO2 en 7 millones de toneladas, lo que equivale a lo que emiten 2,7 millones de coches o lo que absorberían 315 millones de árboles.

En el exterior, hay 6,5 millones de puntos de luz y su renovación supondría invertir 3.500 millones. El cambio a LED permitiría ahorrar unos 400 millones al año en la factura eléctrica de las administraciones, con lo que la inversión quedaría amortizada en menos de diez años.

«El cambio fue duro, el sector ha sufrido, ya sabíamos que eso pasaría, pero la apuesta por el LED ha permitido una apertura hacia nuevos negocios impresionante», ha apuntado el directivo, quien ha subrayado que la apuesta por productos eficientes es «la única solución» ante la emergencia climática y la actual crisis energética.

«Es rentable y es sostenible», porque aunque las ventas han caído, pues los LED duran entre seis y siete veces más que una bombilla convencional, el mercado va hacia la «funcionalidad» y no al precio. EFE

Información aportada por EFEverde de la Agencia EFE  y publicada en el marco de su participación en  proyecto Life WaterCool de la Unión Europea

Sobre LIFE18 CCA/ES/001122 de la UE

Concepto sistémico eficiente del agua para la adaptación al cambio climático en zonas urbanas.

Cofinanciado por la UE en el marco de la iniciativa Life y coordinado por Emasesa tiene por objeto: desarrollar y probar soluciones innovadoras para hacer frente a las altas temperaturas, tanto en exteriores como en interiores, y con escorrentía temporal de agua y situaciones de sequía en un entorno urbano sujeto al cambio climático.

Socios: Alten, AgenciaEFE (@efeverde), Ayuntamiento de SevillaUniversidad de Sevilla

 

El contenido de este documento refleja únicamente las opiniones  de sus autores. La Unión Europea/EASME no se hace responsable del uso que pueda hacerse de esta información



A %d blogueros les gusta esto: