Área de demostración

La situación vivida con el virus COVID-19 ha producido que la calidad del aire interior sea evaluada y analizada. Los científicos recomiendan hacer uso de espacios al aire libre para todo tipo de actividades. Aun así, el espacio urbano es considerado un lugar hostil y perjudicial para los ciudadanos de grandes urbes al sur de Europa. El cambio climático es real y la ciudadanía se encuentra sufriendo uno de sus principales efectos adversos: la isla de calor urbana. Este fenómeno se produce en núcleos urbanos densos con un elevado número de habitantes. Es provocada por patrones urbanos insostenibles y resilientes como:

    • Presencia de elementos estructurales como pavimentos y edificios que absorben calor durante el día y lo liberan de una forma más lenta a lo largo de la noche.
    • Ausencia de zonas verdes y vegetación.
    • Contaminación atmosférica producida por el tráfico rodado e industrias.

La ciudad de Sevilla se caracteriza por tener una estación estival seca y calurosa. El proyecto Life Watercool tiene como objetivo hacer uso de tecnologías novedosas para mitigar los efectos de la isla de calor en el centro de esta ciudad, concretamente en la Avenida de la Cruz Roja. Para ello se han planteado dos soluciones adaptativas que ayudan a recuperar su habitabilidad.

Coberturas solares como técnica de mitigación

La primera de las soluciones se encuentra relacionada con la creación de un espacio sombreado que ayude a mejorar las condiciones térmicas del ambiente en períodos estivales mediante un techo verde. Para ello, el proyecto Life Watercool ha previsto la plantación de un mayor número de árboles en la plaza del C.E.I.P Arias Montano. Aunque el estado final de la plaza asegura confort para los viandantes, se ha diseñado una solución adaptativa mediante coberturas. Esta técnica de mitigación permite conseguir sombra mientras los árboles alcanzan la madurez y frondosidad adecuada.

Las coberturas tienen una forma hexagonal, compuestas por triángulos equiláteros fácilmente desmontables. Cada uno de los triángulos mencionados puede reutilizarse en función de las necesidades de sombra del espacio, de la estación climática y del crecimiento de la vegetación. En total, cada parasol es capaz de proporcionar 30 m² de sombra gracias a un conjunto de lamas que bloquean la radiación directa en verano y permitiendo su paso en invierno. Gracias a su versatilidad, aquellos módulos que sean retirados definitivamente de la plaza podrán ser reutilizados en otros puntos de la ciudad.

Parada de autobús

El proyecto Life Watercool se centra en el estudio de un nuevo concepto de solución radiante natural adaptada a los espacios exteriores. El objetivo es conseguir confort térmico en estancias de corta duración como es el caso de las paradas de autobús. Para ello, la solución radiante se ha desarrollado siguiendo el tipo de marquesina existente en la ciudad de Sevilla. Consta de 24 módulos radiantes divididos de forma equitativa entre el panel frontal y techo, con el fin de refrigerar el espacio durante las horas principales del día en meses de verano.

La refrigeración se realiza mediante agua almacenada en un depósito subterráneo, la cual es enfriada mediante la técnica de Falling-Film. Dicha técnica tiene como fin refrigerar el agua mediante evaporación haciendo uso de paneles solares fotovoltaicos durante la noche. Mientras tanto, durante el día los paneles captan la luz solar para la producción de energía eléctrica y el funcionamiento de las bombas del tratamiento evaporativo de la noche. De esta forma se favorece el diseño, instalación y uso de una parada de autobús totalmente autosuficiente.

Módulos por los que circula el agua de refrigeración.

Módulos por los que circula el agua de refrigeración.